martes, 14 de septiembre de 2010

Hablemos de Ganadores (:

Hola! Chicas por fin les tengo los ganadores, la verdad yo muy juiciosamente ya había leido sus relatos y después de pensarlo mucho tenía los gandores pero gracias a Leyla (mi profesora de filosofia ¬¬, la cual me dejo un trabajo sobre africa y sus 56 paises, el cual no acabe pero ps se hizo lo que se pudo) en fin, gracias a ella me atrase mucho en hacer esta entrada pero aqui estoy es hora de hacerla :D
Los Ganadores: (tambores)

En Tercer Lugar esta: Elizabeth Ramirez
Cuyo blog es http://atlantidaliz.blogspot.com/
Wow tu historia ^^ muy misteriosa y muy bonita a la vez. Y como dice lo importante es comenzar sea por el principio o el final jeje simplemente me gusto mucho y espero que participes en los otros concursos que se vayan a hacer ;)

Y su historia es:
Detras del Velo

La noche estaba fría, la fogata que había en el centro del jardín nos calentaba poco. Me entretenían las luces rojas y blancas que despedían las llamas, parecían pelear con las estrellas queriendo llegar más alto, pero se extinguían a los pocos segundos. Una batalla perdida.

Nuestro escuadrón se encontraba descansando en el palacio luego de un día completo de asedio a los reinos del sur, como si la comida y las bailarinas nos hicieran olvidar el trabajo arduo del día siguiente; pero al menos, reconfortaba un poco. La música era lo suficientemente suave como para que no le prestaras atención, pero la chica que movía las caderas al lado del fuego parecía seguirla con toda presición. Estaba lo bastante lejos para no detallar su rostro, pero podía ver su hermoso cuerpo moverse sin descanso. El cabello largo le caía hasta la cintura, sus pechos eran grandes y redondos, su abdomen entallado se abría en unas grandes caderas que movían unos enormes y firmes glúteos. Una hermosura. Pero era sólo eso, una mujer más; nada que me sorprendiera demasiado, pero había algo en ella que me dejaba sin aliento. Ella se giró con mucha rapidez y no pude ver su cara, en ese instante supe que ver su rostro era lo que mantenía mi interés en ella. ¿Qué tipo de belleza superior a la de su cuerpo se ocultaba entre sus cabellos?.

La fiesta continuó por algunas horas más, los demás hombres comían y bebían con alegría, pero yo no probé bocado. Quería tener los cinco sentidos para no perderme nada de esa joven que me tenía embrujado. La celebración a su alrededor se convirtió en una imagen borrosa que s volvió más difusa hasta que ella fue lo único que pude observar. Quería poseerla, ahora mismo. La madrugada llegó y la fiesta terminó. Mis compañeros yacían dormidos por todos lados abrazando cada uno una chica, y muchos habían dejado copas de vino a medio beber por todos lados. Recogí un odre del suelo y lo guardé para más tarde. Caminé por el pasillo rodeando el jardín hasta que llegué hasta ella. Estaba recostada en una de las columnas, respirando pausadamente y secándose el sudor del abdomen. Mi mano se estiró en un impulso hacia ella, deteniendo lo que estaba haciendo.

–No lo hagas. Te ves mejor así.

–¿Ah sí?– su voz era suave, con un ligero acento árabe– Tú podrías hacerlo por mí.

No pude ver su rostro, se lo había cubierto con un velo. Ella se levantó rápidamente, tomó mi mano y me condujo hasta una habitación pequeña al lado de la cocina. Había una cama pequeña, una alfombra de piel y un baúl grande de madera.

–Este es mi aposento– se rió suavemente mientras me hacía señas de que cerrara la puerta.

–Bonito ¿no?– musitó mientras se sentaba en la cama y cruzaba las piernas.

–Oh sí, pero sabes que no vine a admirar donde vives.

–Claro que lo sé. Tú me deseas y yo también te deseo. Así que comienza de una vez.

Se quitó el velo y pude ver su rostro. Sus ojos eran castaños oscuros con una mirada penetrante, su nariz era pequeña y redonda y sus boca eran roja con unos labios gruesos. No pude soportarlo más y me abalancé sobre ella. La tumbé en el suelo y le quité las ropas. Pequeñas gotas de sudor se deslizaban por su cadera. Mi sexo iba a explotar, pero decidí disfrutar más antes de terminar. Me incliné y besé sus senos, introduciendo sus pezones en mi boca. Ella gimió al tiempo que yo los masajeaba con las manos. Descendí por su cadera lentamente hasta rozar su ingle con los labios. Ella alzó las manos y se aferró a mis hombros, empujándome hacia abajo. Me refugié entre sus piernas, moviendo mi lengua en su sexo una y otra vez. Ella comenzó a gritar y no pude soportar más. Me quité los pantalones con rapidez y me introduje en ella. Dejó de gritar y comenzó a gemir a medida que yo empujaba. Sus gemidos eran cada vez más fuertes hasta que lanzó un grito que me erizó la piel. Un corrientaza de energía recorrió mi espalda y en ese instante perdí la conciencia.

Ella se había entregado a mí sin resistencia. Sentí como mi corazón se había ligado al de ella de alguna manera. Deseé que se fuera conmigo, que compráramos una casa grande y tuviéramos muchos hijos. Imaginé su rostro sonriente mientras yo acariciaba su abdomen…

Regresé a la tierra cuando ella suspiró con suavidad y acarició mi cabello lentamente. Cerré los ojos y recosté mi pecho contra su abdomen; aún estaba dentro de ella.

–Así es como debe ser –musitó lentamente– Unidos…

No pude decir nada. Alcé la mirada hacia su rostro. Sonreía ampliamente con los ojos brillantes, iluminados por las velas.

–No debí tomarte sin conocerte, lo siento –dije entre susurros, sintiéndome culpable.

–No te lamentes, teníamos que comenzar de alguna manera, ya hubiera sido por el principio…–hizo una pausa, mirándome para que continuara.

–…o el final– dije con una sonrisa.

Me levanté y le di un beso profundo, era el primer que le daba; al que ella respondió con suavidad. Me sentí algo mal por haber pensado sólo en sexo cuando la vi, pero luego me agradecí a mí mismo por haberme aventurado con ella. Los dos lo habíamos querido así.

Observé la mañana fresca que se avecinaba, el sol comenzaba a aparecer filtrando sus rayos por la pequeña ventana de la habitación. Me sentí feliz y con más animo para combatir aquel dia, porque el día anterior me enamoré por primera vez.




En Segundo Lugar esta: Valeria Jimenez Endoza
Cuyo blog es http://violetabookmoon.blogspot.com/
Chica tu historia simplemente es encantadora y la verdad me gusto muchisimo, así que jaja espero que ese continuara realmente lo haga ;) Y ps si decides continuarla por fis por fis poorfis! avisame.

Y su historia es:
Ascension

Hoy se cumplen un año y tres meses exactamente y no lo he olvidado, pero quien podría?. Casi muero, del susto, aun recuerdo esa noche con claridad…

Eran las doce de medianoche, mama y papa salieron a una cena de aniversario, y yo como siempre solía estar arriba en la azotea con mi telescopio, una sabana, y un calientito chocolate con malvaviscos

Era la tercera estrella fugaz, con un hermoso resplandor semi verde, mire por el telescopio una vez mas , la luna se miraba tan cerca que me imagine a los pequeños monos verdes saludándome, me reí

Un aire frio soplo de repente, me agache por la sabana de algodón caliente, por cierto mi favorita con esas grandes mariposas de colores, la tengo desde pequeña,

Pero justo el momento en que me incline una sombre me cubrió, fui arrastrada con rapidez hasta la cochera, solo el frio aire en la caída me mantuvo consiente , mas de tres metros de altura, hubiese muerto, pero por un milagro no fue así, unos brazos me mantuvieron recta, luego el destello de su cabello me hizo alzar la vista, era un joven, que a pesar de ir totalmente de negro su cabello rubio no desentonaba, al contrario le daba un aspecto misterioso, mi respiración se acelero, no solo su hermosura me dejo helada, mas allá de esa belleza que se hay problemas, pero no es eso, lo que da miedo , si no la caída de tres metros, la gran velocidad con que me sostuvo, cerro la puerta con suavidad, sin emitir ningún sonido, me le quede mirando, alto, y delgado con una sutil elegancia en cada movimiento

Un ruido comenzó a escucharse afuera , como metal o cadenas, me acerque a la ventana de al lado, en la cochera no estaba la camioneta, solo cosas desechadas , cajones y cajas llenas de materiales, cosas antiguas como la ropa de bebe de mama, que colecciona, ese es su hobbies , coleccionar cosas, en la casa muy apenas se puede caminar,

El joven misterioso, se acerco por detrás

--no hagas ruido…--dijo, su voz era suave, tersa y tan maravillosamente perfecta, me acerque a la ventana para mirar mejor, algo había afuera,

Un enorme lobo? No , no era un lobo…un perro, si un perro pero sus pies no tocan el piso y su tamaño es mucho mayor a uno que común mente se encuentran en la calle, un escalofrió recorrió mi piel y temblé, el perro salto como si fuera muy ligero, lo perdí de vista por un segundo, después de la nada cayo y en su hocico traía mi sabana de mariposas, el corazón se me encogió , había algo en esos ojos, inteligencia, ese perro sabe lo que hace

--que es eso? Y que hace con mi sabana?---pregunte al chico misterioso

--es un perro del infierno…y creo que me esta buscando, hace días me sigue y no entiendo porque…--se giro a mirarme mientras hablaba , podía sentir su mirada, un delicioso cosquilleo en mi estomago y ya estaba sintiendo mariposas, la hice volar con otra pregunta

---pero esa cosa….no es ….de este mundo, verdad?---dije y lo mire, sus ojos tenían un brillantez del cielo, demasiado claros casi grises, o plata, e inquietantes,

--no…--contesto,

-o dios mío…. Estoy soñando, si y en cualquier momento voy a despertar, solo es una pesadilla, --dije retrocediendo, alejándome de el, y la ventana, pude sentir mi pulso acelerarse, podía salir corriendo en este instante , no me importa que perro ni nada

---tranquila… esto no es un sueño---dije acercándose, levante la mano en defensa, se escucho un rugido de afuera,

Me estremecí, el joven llego hasta mi, puso su mano sobre mi boca y me rodeo con sus brazos, no me había dado cuenta que casi casi, grito a todo pulmón , al principio me revolví para zafarme pero me resigne y me quede quieta

--shhh…el puede sentir tu miedo…---dijo a mi oído, su aliento soplo suave sobre mi piel, un nuevo escalofrió me recorrió , pero este era nuevo, algo maravilloso y abrumador

--te voy a soltar, pero no grites de acuerdo…--dijo, despacio su mano abandono mis labios, luego me gire a el,

Miraba por la ventana y estaba tenso, me acerque , cuando mi mirada descubrió lo que pasaba, casi me desmayo, el perro salvaje , del infiero o lo que sea, mordió mi sabana favorita y desaparecía con ella en medio de la oscuridad,

--pero,…porque?---dije sin aliento

--es mi culpa, lo siento…te conseguiré otra…---dijo caminando a la puerta

--espera, necesito una explicación antes de que me desmaye---el sonrió y abrió la puerta

--entre menos sepas será mejor…

--al menos dime tu nombre…

--soy Gabriel…---sostuvo la puerta mirándome por un intenso momento

--nos vemos Amaya ---dijo y se fue, el sabia mi nombre, pero como? Y mi sabana?

Al día siguiente una sabana morada remplazo la de mariposas, pero no era lo mismo, aunque esta tiene un significado especial, el cual era que Gabriel no era un sueño

Desde entonces no dejo de pensar en el, me faltaban días para cumplir los 17 en aquel entonces, y mañana cumpliré 18, mis grandes 18 años, alguien mayor, pero por extraño que suene, no puedo dejar de sentir que algo pasara,

Me festejaron con una enorme fiesta en casa de una amiga, al terminar en la madrugada me subí al carro que mis padres me regalaron y conduje regreso a casa, pero mi maldita suerte, el carro se quedo a una cuadra para llegar, enojada y un poco mareada por el alcohol, no es que haya tomado mucho, lo que pasa es que no estoy acostumbrada y mi cuerpo se siente muy torpe, agarre las llaves y me quite los tacones, puse el seguro y empecé a caminar hasta la casa,

Un sonido a lamento me hizo detenerme de pronto, como si un niño llorase…agudo y muy escalofriante, en medio de la noche y altas horas de la madrugada…..busque con la mirada pero solo había oscuridad, segui caminando, entonces mire algo, o mejor dicho , el me miro a mi,

Un perro grande, con patas que no tocan el suelo, …una sensación de reconocimiento me atravesó, trate de retroceder pero mis piernas temblaban, había olvidado lo terrible que era, su presencia oscura que impacta a grandes olas de terror, me sobrecogió el sentimiento de muerte,

El perro del infierno tenia ojos realmente rojos, su cuerpo era como humo pero sus garras estaban afiladas, podía mirar como las enterraba en el piso, su mirada me atrapo y pude mirar la inteligencia en ellos, casi pude leerle el pensamiento

La dueña de esa sabana ….era yo…y me había encontrado, me sonrió , mostrando cada uno de sus aterradores colmillos , un frio helado me llego hasta los huesos, el perro se acerco y se agazapo listo para saltarme encima,

Sabia que si retrocedía en me atacaría, no podía correr, me tenia atrapada, entonces salto….

Me encogí esperando el ataque pero nunca llego …un brazo me giro lanzándome a un lado, luego el choque de metal , sonidos, gruñidos, quejidos, un dolor punzante, ardor, calor, y un grito aterrador, lo demás solo quedo en la penumbra, me había desmayado-

Desperté, lo sabia aunque no abriera los ojos, me dolía la cabeza… trate de buscar una posición mas cómoda sobre mi almohada, pero esta no me movía, sin abrir los ojos, lance una de mis manos para sentir sobre que estaba acostada, encontré algo suave pero al mismo tiempo duro, seguí su contorno, mi cabeza estaba sobre eso, y definitivamente no era la almohada, encontré un brazo, que no era mío, dedos? Si dedos!! Un hombro, baje y encontré las costillas,

Mi no almohada tembló,

Abrí los ojos para mirar, y contuve el aliento, primero por el dolor de mi cabeza y esa luz cegadora que no se de donde proviene y luego por el….Gabriel…mucho mas hermoso de lo que recordaba, mas real y cercano de lo que nunca lo tuve

Estaba sosteniéndome, y riéndose

--lo siento, es que me haces cosquillas….---dijo apartando el cabello de mi cara, no pude hablar, ni moverme, tenia miedo que desapareciera, solo recordar a ese perro del infierno, sus ojos rojos y dientes afilados,

Me acerque mas a Gabriel, abrazándolo fuertemente, un dolor me latió a mi costado , lleve mi mano ahí, y cuando la saque mire sangre, mi sangre,

--me voy a morir….---dije sintiendo como la vida se me escapa

--no digas tonterías, no puedes morir frente a un ángel…--dijo cubriendo mi mano en sangrentada con la suya

--un ángel?---pregunte al borde del desmayo por segunda vez en esta noche

--Amaya…no quería que pasara esta, pero ese tipo no me deja tranquilo, y luego vino por ti, me sorprende que haya tardado tanto…--dijo pensativo mientras me movía para colocarme sobre la cama, comenzó a alejarse, y entre en pánico

--no. Por favor no me dejes….---dije aferrando su brazo, me sonrió con ternura, luego se inclino y beso mi frente, un alivio me invadió , yo lo quería, y necesitaba

-no lo hare, amor… déjame curarte…--levanto mi blusa, no quise mirar, pero si sentí su mano, luego algo cálido y el ardor se fue.

-ya esta---dijo cubriéndome con la sabana morada que el me había traído hace ya mucho tiempo

--veo que aun la conservas..—sonrió tomando mi mano

--quien te sigue?—pregunte curiosamente, porque hay tantas cosas que suceden y no logro comprender nada

--ese perro que viste, puede cambiar en muchas formas, lo mas seguro es que se trataba de Louis , es un demonio muy molestoso…me considera su archíenemigo

--no lo entiendo…que tengo que ver en todo esto..—

--cuando te encontré el otro día, iba de paso y luego descubrí que me estaban siguiendo, apareciste en mi camino y tuve que esconderte conmigo…nunca pensé que Louis fuera tan persistente y mucho menos que te involucrara , el no es así, por eso tenga tantas dudas, algo no esta bien, hay un plan siniestro detrás de todo y yo soy un estorbo para sus planes, por eso quieren matarme

--porque querrían eso? Por que tu

--soy el mejor guerrero de los ángeles…---dijo con orgullo

--es bueno saberlo…--le sonreí y me miro a los ojos, con tanta intensidad pareciera que leyese algo dentro de mi

--que sucede?

--no es….solo que tu tienes algo…---dijo

--como que?—pregunte

--no lo se…me dejas averiguarlo?---pregunto con una inocente sonrisa

--esta bien

Entonces se inclino y su sonrisa quedo en el olvido, sus labios tocaron los míos, con suavidad y tiernos, no pude respirar, mi mano encontró la suya, mientras que con la otra rodé su cuello, acercándolo, sus labios antes lentos se volvieron agresivos, me rodeo la cintura y me acorralo contra la cama, entre su cuerpo y la cama era el paraíso ….

Entonces se alejo

--y?---pregunte jadeante,

--no….no logro descifrarlo ----dijo mirando mis labios

--acaso eres una diablesa?---pregunto , para mi asombro le sonreí,

-no que yo sepa..—atrape su mano de nuevo

--tengo…que…irme…--dijo alejándose

--pero….volverás?—pregunte con miedo a la respuesta

-lo hice antes no?—dijo desapareciendo antes mi.

No regreso

Han pasado tres días y sigo esperando pero nada…

Hoy era el día que me voy a la universidad, ya tengo todo preparado para partir solo me falta una caja que deje en el piso de abajo, cuando mama dejo de cantar al cocinar, sabia que algo estaba mal, papa siempre la acompaña , pero no se escuchaba ruidos, baje por las escaleras lentamente, tratando de ser valiente , no se porque pero estoy segura que lo necesitare ser, al abrir la puerta de la cocina , mi respiración se detuvo, un par de sombras que eran sus cuerpos inmóviles en el suelo, y sobre sus cabezas flotaba ese maldito perro del infierno, Louis , una gran bola oscura con esos ojos rojos mirándome desafiante

--que quieres?---pregunte, su distorsionada figura adopto forma de persona, ahora el perro era un guapo joven de ojos azules, pero la misma sonrisa de mis pesadillas,

--quiero que vengas conmigo, ellos solo recordaran que te fuiste a la universidad…---dijo su voz un canto enigmático

-como puedo confiar en ti? Eres un demonio, y los demonios mienten.—no sentía miedo, solo rabia y coraje por mis padres

--te juro que no les hare daño…tienes mi palabra--puso una mano sobre su corazón y tacho una X en el aire, y no pude negarme

Extendió su mano y la tome, me jalo hacia el

--serás mi diablesa, solo mía…dilo, di que lo serás….---dijo apremiante, como si estuviera desesperado

--si eso salva a mis padres si seré tuya.---sonrió y miro a mis espaldas, ahí estaba Gabriel, su furia tembló fuera de su cuerpo , impactando cada muralla de la casa,

--Gabriel…--dije con dolor

--ella me pertenece ya la escuchaste….ahora apártate…---dijo Louis mirándolo con satisfacción, me saco, y cuando pasamos por el lado de Gabriel hacia la puerta, el dijo

--esto no termina aquí….---

Fin. Continuara….



En Primer Lugar esta: Jessica Barrera Marquez
Cuyo blog es http://remember--recuerdame.blogspot.com/
Simplemente chica tu historia tiene algo cautivador que por alguna razon no pude dejar de pensar como primer lugar ^^, así que como ganadora ps espero tu correo para hablar sobre el premio

Y la historia ganadora:
Claro de Luna

-Bueno… ¿Qué habría de perder? - Me decidí por fin y tome una vieja moneda que se había mantenido resguardada en uno de los bolsillos de mi pantalón desde semanas atrás. Cerré los ojos fuertemente hasta verlo todo rojo – Quiero conocer a esa persona que se ha mantenido en el anonimato de mis sueños, aquel que cautiva mi mente con palabras hermosas, quiero que sea como siempre soñé… tal como nunca fue… - Tras decir estas palabras lancé con fuerza esa moneda barata y oxidada hacia una antigua fuente de deseos. Realmente no importaba, sabía que nada habría de pasar. –Tonterías – Me dije finalmente.

El atardecer había escuchado aquel hecho inesperado y el sol se burlaba de mí. Abrí los ojos y un soplo fugas de otoño me atrapó por completo y entonces mis pensamientos y miradas se desordenaron mareando mi ser como un bote en una tormenta agitada, lo cual logró que cayera al suelo. De un momento a otro, en un parpadeo me encontraba en el medio de una espesa y oscura noche en lo acogedor de mi habitación, más bien me encontraba en el suelo. Tal vez aquel momento había sido tan solo parte de un absurdo sueño más, pero por alguna razón una pequeña y tenue voz en mi cabeza me decía que no era así. De cualquier forma el deseo había sido verdad.

Mis recuerdos comienzan… con un sueño de verano en una noche cálida y tranquila… Cuando tenía apenas once años creé a mi prototipo de príncipe azul y este aparecía siempre en mis sueños más profundos y sigue siendo así hasta ahora, jamás me ha dejado sola, el siempre está ahí... pero hay un problema… Jack no es real.

Jack era exótico, un rasgo que carecía cualquier hombre menos él. Tenía una mirada felina y traviesa que atravesaba hasta el corazón más oscuro. Era simplemente curioso y distante mas siempre me escuchaba atento. Su cuerpo era ágil y musculoso pero a la misma vez frágil. Al mirarlo podía desprender simpatía de aquellos ojos grises y rasgados. Su cabello era tan perfecto y colorido como una noche estrellada, de ahí podían verse aparecer las puntas de unas pequeñas orejas de gato cuando estaba feliz, lo cual era la mayor parte del tiempo. Jack era completamente e incondicionalmente hermoso.

Me levante torpemente y llegué a zancadas descuidadas hasta la cama. Entonces caí sobre ella cual hoja de otoño, pero en aquel momento mi cuerpo cansado pudo divisar una forma humana debajo de las sábanas… había alguien ahí.

Levanté las sábanas con cuidado, como si temiese a encontrar la verdad, aunque la quisiera. Tenía miedo a descubrir lo que se encontraba tan tranquilo en mi cama. Entonces pude observar unos ojos mirándome, no pude distinguir absolutamente nada… ni una facción, ni un color, ni una respiración, porque de pronto aquella persona se lanzó hacia a mí con fuerza y calidez.

Su cuerpo me cubría por completo y sus piernas se encontraban atrapando mi cintura con delicadeza. Sus brazos se mantenían estirados alrededor de mi cuello y una respiración agitada se dejó escuchar en la penumbra. Solo podía ver unos claros ojos grises en medio de la oscuridad y soledad de mi cuarto.

En un parpadeo los labios de Jack se encontraban en mi boca. Jack me besó fervientemente en los labios. Fue un beso cálido y suave pero a su misma vez intenso… pudo haber sido tan oportuno como un soplo de aire fresco en un caliente día de verano. Nuestro beso era perfecto en todas sus facetas, tan hermoso que me mantenía atrapada en una dulce sensación de bienestar… tan encantador que parecía un sueño mas. Por primera vez yo estaba despierta… ¿Los sueños se vuelven realidad?

El se separó lentamente de mis labios como si fuese a despedirse tiernamente de ellos y se mantuvo apenas a unos centímetros de mi boca, pero sin soltarme en ningún momento, como si temiese a mi huida.

-Soy Jack… - Me dijo apenas audible y su fragancia se desvaneció en mi cuerpo.

Las semanas pasaron como el viento transcurre alrededor de tu rostro. Yo era más que una simple chica para Jack, el simplemente me queria a mí. De algún modo yo sabía que aunque él era justo como siempre había soñado, en realidad era el prototipo perfecto de Ian… esta es la cruel realidad. Jack es una copia modificada de quien ha cautivado mi ser…

-Por favor suéltame… me lastimas… - Los labios de Ian se encontraban en mi boca saboreando mi alma, absorbiendo mi vida. Sus manos acariciaban suavemente mis omóplatos haciendo que cada parte de mi ser se estremeciera ante ese excitante tacto y sus uñas se enterraban en mi piel desgarrándola a cada momento. La clara luz de luna era testigo de un momento que habia formado parte de mi vida desde que lo conocí -. Ya basta… por favor…- Le supliqué una vez mas y a mis palabras el abrió los ojos lentamente y se limitó a observarme distante. Entonces al ver mis facciones sus ojos cambiaron de un temible y frio rojo escarlata a un meloso color verde. Simplemente se separó apenas unos centímetros de mí, sujetándome con fuerza entre sus brazos.

-Eres de mi propiedad ¿recuerdas? – Dijo con un tono superior y excitado – Es así como me hablas despues de haberte salvado… ¿Debería deshacerme de ti?

-… - No pude decir palabra alguna ¿Qué iba a decir? De cualquier modo esa había sido mi elección.

-Eso creí. Deberías limitar más tus palabras y actos. No deberías quejarte… despues de todo tu eres quien me incita a tratarte así. La forma en la que te mueves y te vistes ¿Cómo esperas no causar una reacción en mí?

-¡Eso no es verdad!... simplemente lo hago para que no dañes a nadie ¡Pero ya no lo soporto más! … ya no… - Un nudo se formo en mi garganta, ahogándome a cada segundo, manteniéndome viva y con una extraña sensación. Lagrimas se amontonaron en mis ojos, inundando mis mejillas. De un momento a otro un inmenso aire frio atravesó mi ser, fue tan intenso que cada cosa a nuestro alrededor se estremeció por aquella fuerza y seguido pude observar a Ian estirando sus grandes y fuertes brazos hacia mí. Llevó sus manos hasta lo profundo de mi cintura y dejó de nuevo esa hermosa sensación en mi interior. Su rostro resplandeciente se escondió entre mi cabello, sentia su respiración agitada en mi cuello y sus labios rosando en mi piel -. ¿Qué es lo que tienes que siempre me haces ceder…? – Estaba asombrada por el simple hecho de escucharlo hablar como un pequeño niño hambriento por saber.

Entonces mis brazos se levantaron temerosos y temblantes hacia él, deslicé delicadamente mis dedos por su marcada y amplia espalda, mi brazo izquierdo decidió cubrir su cuerpo de la sombría noche, mientras que mi mano derecha se aventuró entre sus largos cabellos dorados. Pero tal vez yo no era lo suficiente para él, así que se separo de mí de inmediato. Una mirada seria y algo apenada me observó, llevó su mano hacia mi cabeza y en un suspiro absurdo y solitario, apenas audible pudo decirme - Gracias por tu arduo trabajo. – Sacudió mi cabello en un tierno tacto.

Se alejó de mi ágilmente, brincando entre las copas de los arboles. Desapareciendo débilmente entre la neblina de la noche. Las estrellas admiraban su gran escape.

-¿Por qué dejas que te trate de ese modo? – Jack salió de la densa niebla, nos había observado todo ese tiempo. Tal como siempre lo hacía cuando Ian y yo nos encontrábamos.

-Le debo la vida. El me salvó de morir hace años… y desde entonces siempre me ha protegido. Esta es mi única forma de agradecerle.

-Esa es la mentira que te dices a ti misma en voz alta… ¿Cuál es la verdad?

-Porque de otro modo el moriría… y no quiero que eso suceda.

-¿Qué hay de mi?... siempre he sido como tu quisieras, complazco cada una de tus ideas y sé que te amo… pero no importa cuánto me esfuerce por hacerte verdaderamente feliz… tu siempre piensas en el… ¿Por qué no puedes amarme tal como lo amas a el?

-¡Cállate!... No lo entiendes… Ian es el único que puede hacerme fel… - No pude terminar. Los ojos felinos y tiernos de Jack se llenaron de lágrimas turbias, el dolor se dibujaba en ellas. Se acercó a mis labios hasta rosarlos dulcemente…

-No lo digas por favor… no digas que él te hace feliz… porque de otro modo yo tendría que irme.

-¿De qué hablas?

-Cuando pediste tu deseo lo hiciste para ser feliz, ese es mi único motivo de existir. El día que tu digas que eres feliz entonces yo desapareceré de tu vida. Pero prometo estar junto a ti cuando más me necesites. Siempre estaré ahí.

Si digo la verdad de mis sentimientos… Jack… desaparecerá…

-Te amo… - Jack volvió a saborear mis labios. Aunque besarnos era el más dulce de los momentos, yo estaba ahogándome en mentiras y engaños. Estoy hundiéndome a cada paso.

Con el tiempo Jack cambió por completo, ya no lo reconocía más. Cada vez que se encontraba con Ian su lado humano desaparecía y dejaba mostrar a la bestia que llevaba en el corazón. Hasta que un día inesperado Jack no pudo más.

-¡Suéltalo por favor! – Jack estaba realmente enojado. Ambos peleaban al mismo paso furioso y decisivo. Derribando cualquier cosa a su paso y sin importar absolutamente nada, pero ambos sabíamos que Ian era mucho más fuerte.

-¿Crees que puedes hacerme daño? – Ian se burlaba de él.

-¡Te odio! ¡Una bestia como tú no debería existir!

-En ese caso tú tampoco deberías de existir. Pero pronto dejarás de preocuparte por eso ¡Te destruiré de la forma que menos te lo esperas!

-¿A qué te refieres?

-¡Ya verás! – En ese momento Ian se abalanzó hacia él con toda la fuerza y furia que traía consigo. Parecían dos truenos fugaces jugueteando a morir entre los árboles de otoño. ¿Qué podría yo hacer en comparación?

-¡Por favor ya déjenlo! ¡Ya basta! ¡Por favor! ¡Se harán daño! – Simplemente parecían no escucharme entre los crujidos. Parecían volar libremente entre los gajos rotos y ramas secas, pero no importaba absolutamente nada.

De un momento a otro la batalla se calmó y un silencio instantáneo abundó el lugar. En un suspiro solitario y desesperado me encontraba plegada a sus brazos. Ian me besó apasionadamente como siempre habia querido que lo hiciera. Sentia sus labios carnosos en cada parte de los míos, una sensación de éxtasis me inundó y por primera vez en mi vida me sentía realmente feliz. Era un beso atrevido y despiadado mas mil veces dulce, era un beso distinto a cualquier otro.

-Te amo – Dijo susurrando en mis labios… las palabras que por tanto tiempo habia anhelado me las había dicho en el momento menos esperado.

-¡Yo también te amo! – Dije llena de felicidad. La adrenalina corría por mis venas y me inundaba de la alegría más pura. Pero entonces mi alegría desapareció… los ojos de Ian estaban llenos de rojo puro y la maldad estaba en ellos. El me observo directo y frío y una sonrisa maldita se dibujó en sus labios.

-Gracias… - Dijo con voz ronca y como si nada más importara.

-¿Qué? – Jack ya no estaba ahí. Yo habia dicho las palabras que él había deseado nunca escuchar. -¡No! – Grité como jamás lo había hecho, un gruñido ridículo pude exhalar desesperada, todo era por mi culpa.

-Hasta pronto… - Lo escuche decir desinteresadamente, me había mentido sin remedio y yo había sido la culpable de que mi peor pesadilla se volviera real.

Jack no estaría junto a mí. Probablemente nunca más. Mis sueños no me lo mostrarían porque simplemente ya no puedo soñar. Me convertí en lo menos esperado, a causa de un favor de vida, destinada a una vida solitaria.

Pero no importa cuánto lo extrañe, nada se remediará…

Han pasado cinco años desde lo sucedido, tal vez nada nunca cambie, tal vez los deseos sean peligrosos, tal vez yo no merezca soñar, pero sé que algún día, cuando menos me lo espere… Jack volverá y entonces podremos estar juntos y huiremos a donde el horizonte no tenga horas, a donde el amanecer nos observe escapar.



jeje y eso fue todo ^^ y espero participen en los proximos concursos

No hay comentarios:

JUEGA^^